Nuestro Blog

¿Qué son y cómo funcionan las cerraduras electrónicas?

Desde hace ya unos cuantos años las cerraduras electrónicas se han ido imponiendo en el mercado. Si bien en un principio su uso fue más frecuente en empresas y locales comerciales, hoy en día no es raro encontrarlas en muchas viviendas. En buena medida esta creciente popularidad se relaciona con un abaratamiento de estos dispositivos, pues como suele suceder con las nuevas tecnologías, siempre en sus inicios son más costosas. La explicación podemos encontrarla en la mejora de los mecanismos y la simplificación de los procesos, que permite hacer uso de materiales más eficientes y reducir los tiempos de fabricación. Además, el avance tecnológico también ha permitido simplificar su uso y hacerlas aún más seguras.

Las cerraduras electrónicas aportan mucha comodidad a nuestras vidas, son fáciles de manejar y definitivamente incrementan los niveles de seguridad de cualquier establecimiento, particular o comercial. No cabe duda de que estos sistemas brindan una protección muy superior a la de cualquier cerradura convencional y por eso se han posicionado como la primera opción entre quienes se preocupan por la seguridad de sus seres queridos y pertenencias.

¿Cómo funcionan las cerraduras electrónicas? 

Existen muchos modelos de cerraduras electrónicas y diversos tipos de mecanismos. Por ello no puede hacerse una profunda explicación genérica sobre el funcionamiento de las cerraduras electrónicas, pues dependerá de las características de cada modelo en particular. Sin embargo, a continuación nos referiremos a los elementos que tienen en común todas las cerraduras electrónicas, para que puedas tener una visión general de cómo operan estos sistemas.

Dependiendo del lugar donde vayan a ser instaladas, son más frecuentes unos u otros tipos de cerraduras electrónicas. Así, cuando hablamos de las cerraduras que se colocan en las puertas principales, podemos decir que las más usadas son las que funcionan mediante la introducción de un código en un panel digital. Por el contrario, las cerraduras electrónicas de los portones suelen operarse con un mando digital, para facilitar la apertura y cierre de las puertas a distancia.

Asimismo, la mayoría de las cerraduras digitales que se utilizan en las instalaciones hoteleras suelen ser de tarjeta. Existen tarjetas con banda magnética, pero las más novedosas son las que cuentan con un chip integrado, similar al que tienen las tarjetas de crédito. Para abrir las puertas, estas tarjetas deben insertarse en un ranura que tiene la propia cerradura.

Finalmente, cuando se piensa en instalar una cerradura electrónica en una vivienda particular se suele optar por las cerraduras que se gestionan desde el teléfono móvil. Esta es una manera segura y cómoda de gestionar los accesos, que nos permite, inclusive, hacerlo de manera remota. Para ello se utilizan apps específicas de cada fabricante de cerraduras, o se integran a sistemas domóticos o asistentes personales, como Alexa, de Amazon, Google Assist, o Siri, en el caso de los dispositivos Apple.

Algunas personas tienen el temor de que las cerraduras electrónicas puedan ser vulneradas, utilizando técnicas de hackeo informático. Sin embargo, los fabricantes de este tipo de productos han mejorado sustancialmente la seguridad de estos dispositivos y hoy por hoy resultan sumamente confiables.

En cualquier caso, tal y como se recomienda con cualquier sistema de contraseñas, lo ideal es cambiar periódicamente los códigos de acceso. De esta manera se reducen aún más las posibilidades de que los ladrones puedan obtener esta información y acceder a tu propiedad.

Otro de los temores infundados tiene que ver con las fuentes de alimentación de estos mecanismos. Si bien es cierto que requieren de electricidad para funcionar, las cerraduras electrónicas no están conectadas a la red eléctrica y, por tanto, no se ven afectadas en caso de que ocurra un corte de energía. Estos dispositivos cuentan con unas baterías de larga duración, integradas en el cuerpo de la cerradura. Generalmente, estas baterías son recargables, así que tampoco tendrás que preocuparte por adquirir unas nuevas. Su carga les permite funcionar durante años, y cuando necesites recargarlas, puedes utilizar unas baterías de repuesto.

¿Son difíciles de instalar?

Otra de las grandes ventajas de las cerraduras electrónicas en que son muy sencillas de instalar. Cualquier persona, aun sin conocmientos previos en materia de cerrajería o electricidad, puede hacerlo sin problemas. Solo necesitarás seguir al pie de la letra las indicaciones de montaje del fabricante. De esta manera podrás ahorrarte los costes de tener que contratar a un profesional. El proceso es tan simple que, siguiendo las pautas del fabricante en pocos minutos podrás tener una cerradura electrónica perfectamente instalada.

De lo único que tendrás que preocuparte es de elegir la cerradura electrónica que se ajuste a tu puerta. Para ello es importante que te fijes en el tamaño del cilindro, para que adquieres el modelo que se ajuste a tu instalación y no tengas que hacer trabajos adicionales o pierdas tu dinero, si la cerradura no es compatible. En cualquier caso, recuerda que se trata de un inversión importante, no solo por su precio, sino por lo que está en juego. Si tienes alguna duda al momento de seleccionar la cerradura inteligente más conveniente para tus necesidades o se presenta algún problema durante la instalación, no inventes, llama cuanto antes a un cerrajero especializado que te pueda asesorar y garantizar el correcto funcionamiento del dispositivo..

Una vez que tengas tu cerradura electrónica instalada, el paso final es la configuración de los accesos. Como medida de prevención ante cualquier error durante la programación de la cerradura, es preferible que lo hagas estando dentro de casa, para no correr el riesgo de bloquearla y quedarte fuera.

Pero no te asustes, pues no es una tarea demasiado complicada. Solo asegúrate de estar concentrado en la labor, para que no cometas ningún error mientras la configuras. Recuerda que en buena medida la eficiencia de este sistema depende de cómo hayas asignado los controles de acceso que permiten abrir o cerrar las puertas. Es un trabajo que puedes hacer en menos tiempo del que necesitas para ajustar los parámetros de un smartphone nuevo, pero si te entran dudas o te amilanas, no esperes más para contactar a un experto como lo nosotros, quien en un abrir y cerrar de ojos se encargará de dejar la instalación a punto y te quitará de encima todas las preocupaciones.

Ventajas de las cerraduras electrónicas

La primera ventaja a destacar de las cerraduras electrónicas es su alto grado de seguridad. Este tipo de dispositivos cuentan con un sistema de autentificación muy efectivo y confiable. Vulnerar los códigos o piratearlos no es una misión al alcance de cualquiera, se necesitarían conocimientos informáticos muy avanzados solo al alcance de los hackers más experimentados. Incluso para un pirata informático puede ser imposible dar con la clave de tu cerradura electrónica, pues los sistemas de seguridad de este tipo de cerraduras están en permanente actualización y mejora. Es por este motivo que hoy en día las cerraduras electrónicas son las más seguras y fiables del mercado, y por eso son las utilizadas para resguardar toda clase de instalaciones industriales, comerciales o particulares.

Solo debes seguir la recomendación apuntada anteriormente, referida al cambio periódico de las contraseñas. Aunque algunas personas tienen por costumbre hacerlo cada semana, el tiempo promedio aconsejado es cada tres a seis meses, siempre dependiendo de la cantidad de personas que tengan acceso a estas claves y el uso que se le dé a estas cerraduras.

Por otra parte, las cerraduras electrónicas son muy cómodas, pues al no necesitar del uso de llaves, nos evitan tener que cargar con ellas y eliminan el riesgo de perderlas. Y en el caso de que ocurra algún incidente, no será necesario cambiar la cerradura, pues solamente tendrás que cambiar la clave.

¿Las cerraduras electrónicas son las cerraduras del futuro?

Esta es una historia en pleno desarrollo. Sería aventurado asegurar que las cerraduras electrónicas sustituirán por completo a los sistemas convencionales. De hecho, podría no ser necesario, pues no todas las puertas requieren los mismos niveles de seguridad. La evolución de la tecnología y las formas de uso serán las que a la larga determinen la longevidad o supremacía de este tipo de cerraduras.

Lo que sí podemos asegurar al día de hoy es que las cerraduras electrónicas no dejan de ganar adeptos, no solo por sus incuestionables ventajas, sino porque culturalmente la sociedad avanza hacia el manejo digital de todas las actividades. Por ello no es extrañar que ya sean el tipo de cerradura elegido por las parejas jóvenes que estrenan su nuevo hogar.

Aplicaciones para cerraduras electrónicas

Las cerraduras electrónicas pueden ser instaladas en todo tipo de inmuebles. Dependiendo del modelo elegido permiten configurar distintos niveles de acceso, por lo que resultan muy apreciadas en empresas e instituciones con mucho personal. Por otra parte, por su simplicidad y comodidad, también son cada vez más comunes en residencias particulares o en las puertas de acceso de las comunidades de vecinos.

Igualmente en el sector comercial se están imponiendo, pues ofrecen elevados niveles de seguridad, algo que conviene cuidar cuando es nuestro sustento lo que está en juego.

Símbolos de ladrones para robar casas

Si habéis notado un signo extraño en vuestra casa, entonces es el momento de investigar qué significa. Los ladrones, antes de realizar el robo, estudian e inspeccionan la vivienda para estar seguros si en ella existe algo que les interese. Podéis tranquilizaros porque si no les interesa, no la robarán.

A pesar de haber hecho esta investigación, la policía nos ha advertido que los símbolos siguen evolucionando, es decir, cada día hay más símbolos que interpretar. En caso de que hayáis visto estos símbolos, debéis avisar a la policía, ya que, probablemente, vuestra vivienda va ser robada pronto.

¿Dónde puedo encontrar los símbolos?

Es importante destacar que los ladrones son muy perspicaces, por lo que estos símbolos los escriben en lugares casi imperceptibles. Para poder verlos, debéis fijaros muy bien. Si podéis descubrirlos, debéis apuntarlos e investigar qué significa. De igual forma, intentad borrarlo para evitar que el ladrón sepa que en vuestra casa hay cosas interesantes para él.

Estos símbolos generalmente miden 1 cm y suelen ser hechos con tiza, bolis o punzones. Además, los ladrones acostumbran colocarlos cerca de las puertas, sin embargo, depende de cada ladrón colocarlo en el lugar que más le convenga. Así que, sin importar de qué esté hecho o dónde esté, debéis borrarlo.

Símbolos y significados

Un círculo con una X en el centro señala que el dueño de la casa volverá pronto.

Un círculo con un reloj en su interior, significa que pueden abrir la puerta con una cadena.

Un rombo, por lo general, indica que la casa está deshabitada.

Un dibujo de un vaso sin uno de los laterales quiere decir que esa casa es muy fácil de robar.

Una L mayúscula al revés la utilizan para representar las casas caritativas.

La W indica que la casa está libre por las noches.

La D con una raya abajo indica que la casa está libre los domingos.

El 7 o el 8 rodeados con un círculo quieren decir que la casa estará libre en julio o agosto. En caso de que veáis a los dos números juntos, quiere decir que la casa va a estar libre durante esos dos meses.

Un círculo significa que la policía acostumbra a estar cerca de esa casa. En caso de que el ladrón quiera entrar a robar, deberá hacerlo muy rápido.

En el caso de las mujeres, una especie de cuna indica que en esa casa vive una mujer sola. Un rectángulo con una línea a la izquierda quiere decir que sólo viven mujeres, pero si se muestra otra línea a la derecha, quiere decir que tienen un perro del que el ladrón debe cuidarse.

La X señala que la familia que vive en esa casa se encuentra de vacaciones y pueden robar sin problemas.

Una cuerda en formato de 3 efes seguidas significa que esa es una casa que vale la pena para ser robada.

Varios círculos seguidos en cuesta indican que la puerta se puede forzar con un sistema de palancas.

3 círculos seguidos señalan que la vivienda ya puede ser robada.

5 líneas indican que no vale la pena robar en esa vivienda.

II-II significa que en esa casa no hay nada para robar que sea de interés para el ladrón.

III señala que no hay nada en esa casa.

Un triángulo quiere decir que la vivienda ya ha sido robada recientemente.

II significa que la casa es de gente adinerada, por lo que hay muchas cosas interesantes para robar.

¿Cómo saben los ladrones si alguien vive en una vivienda?

Actualmente, los ladrones han modernizado sus métodos para descubrir si las casas están vacías para robarlas. Es por ello que la policía ha alertado sobre trozos pequeños de papel o plástico transparente colocados en las puertas de las casas que son utilizados por los ladrones para saber si la casa está habitada o no.

Por esta razón, es importante que si pensáis salir de casa por una temporada, dejéis una llave a vuestros vecinos para que muevan la puerta y así puedan engañar a los ladrones.

He visto un símbolo, ¿qué hago?

Es muy importante que os fijéis muy bien en el símbolo y su significado. Una vez que lo encontréis, debéis llamar a la policía para que ellos os den las indicaciones correspondientes para impedir que vuestra vivienda sea robada. Además, la policía estará circulando por vuestra zona para intentar capturar a los posibles ladrones. Asimismo, la policía probablemente os recomiende borrar el símbolo para que el ladrón no ubique vuestra vivienda, o deduzca que ha sido descubierto.

Otra medida que podéis tomar, es llamar a vuestro cerrajero de confianza para que cambie la cerradura por una de mayor seguridad o invisible. Por otra parte, en caso de que vuestra vivienda se encuentre en la planta baja, podéis considerar la opción de colocar rejas en las ventanas. Y si contáis con un buen presupuesto, podéis contratar una empresa de seguridad que os instale alarmas.